Back Está aquí: Inicio Artes Arquitectura y Diseño Cristina dejó una deuda de $47 millones por el traslado de Juana Azurduy y Cristóbal Colón

Cristina dejó una deuda de $47 millones por el traslado de Juana Azurduy y Cristóbal Colón

monumento2Herencia K - Movilizar las estatuas demandó $120 millones. El Gobierno de Mauricio Macri se encuentra revisando los convenios.

Fue un cambio de estatuas controvertido. Y hasta ahora, el debate se había centrado básicamente en eso. Despertó críticas, medidas judiciales, opiniones a favor y en contra del marino genovés y la heroína peruana. Pero ahora la polémica suma un costado económico. Cristina Kirchner dejó una deuda $47 millones por el traslado de ambas esculturas. El Gobierno de Mauricio Macri se encuentra revisando los convenios y aún no hay precisión de pago para las empresas que intervinieron a través de convenios con universidades nacionales.

Hace dos días se conocieron los primeros números que resultaron ser solo una parte de la deuda que dejó la ex Presidenta. El traslado de la escultura de Cristóbal Colón (que estuvo más de 90 años en el jardín de la Casa Rosada) tuvo un costo cercano a los $ 45 millones. La empresa encargada reclamó la mitad de ese valor por medio de una carta al gobierno de Mauricio Macri la semana pasada. "Otra deuda de Cristina", resumen en la nueva gestión.

El primer dato se conoció a través de la periodista de Radio Mitre Mercedes Ninci, en medio de la expectativa por una posible reubicación de la pieza de Colón a la Casa Rosada. La discusión se reabrió en el marco de la visita del ministro italiano Matteo Renzi. La empresa NGN reclamó cerca de $20 millones que el gobierno kirchnerista no canceló antes de finalizar su gestión.

Según pudo saber Clarín, la deuda se conforma por tres ítems principales: la construcción de la base para la estatua de Juana Azurduy, que demandó tres certificados de obra por $ 956.722, $ 492.185 y $ 1.032.824; el revestimiento de la base, que tuvo un costo de $ 973.114; y por último, la soldadura de bronce que demandó, el corte del monumento de Colón y traslado de la nueva estatua, que exigió dos certificaciones por $ 10.817.302 y $ 5.480.000, respectivamente.

Pero fuentes oficiales detallaron a este medio que la deuda heredada es superior y generada a través de convenios con diferentes universidades nacionales. Cristina dejó impago $47 millones. Por el traslado de la estatua de Cristóbal Colón se adeudan $29 millones, y $18 millones por la colocación de Juana Azurduy. La suma puede incluso incrementarse, ya que se tratan de las primeras aproximaciones en la revisión de convenios y documentación de la obra.

Los números son una parte de un millonario desembolso que hizo el gobierno kirchnerista para mover las estatuas. Mover la imagen del navegante genovés demandó $80 millones, de los cuales $26 millones corresponden a un convenio firmado con la Facultad de Bellas Artes de La Plata y los $54 millones restantes, a la Secretaría de Obras Públicas que dependía de José López.

Imponente y combativa, la imagen de Azurduy completamente de bronce y de 9,5 metros de altura (que si se suma el pedestal llega a 16), costó $45 millones trasladarla y fue a través de un convenio con la Universidad de San Martín. La escultura se podía observar en varios de los actos que Cristina encabezó en el Salón de las Mujeres. Incluso, más de una vez, advirtió: "Al próximo que llegue acá, ella (por Juana) los va a estar mirando, controlando".

La escultura donada por el gobierno de Bolivia y que costó un millón de dólares vuelve así al centro de la polémica. La firma que realizó los traslados y colocación, NGN, exige el pago de exactos $ 19.743.147. Ya pasaron siete meses desde que fue inaugurada por la ex Presidenta junto a su entonces par boliviano Evo Morales.

En Balcarce 50 especificaron que no hay aún precisión sobre una fecha de pago. A los reclamos se suma los pagos que exige una empresa por el mantenimiento de la escultura de Juana Azurduy.

La estatua de Cristóbal Colón -que pesa 600 toneladas y que se encontraba en el jardín de la Casa Rosada- se comenzó a desarmar el 29 de junio de 2013 en medio de reclamos de la colectividad italiana y medidas judiciales que detuvieron la obra por 20 días, dejando maquinaria detenida por un costo de $20 millones.

El escultor de la heroína peruana fue Andrés Zerneri y trabajó en ella cuatro años. Mientras que la estatua de Colón fue realizada en mármol por Arnaldo Zocchi. Hoy en medio de la expectativa de su retorno a la casa de Gobierno, ambas estatuas vuelven a ser noticia.