Back Está aquí: Inicio País Política Un festejo popular, sin consignas políticas

Un festejo popular, sin consignas políticas

desfileTucumán vivió una jornada histórica con un espíritu festivo espontáneo; esta vez no hubo movilizaciones ni banderías.

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Con fervor popular, sin motivaciones políticas y con el anhelo de ser protagonistas, más que meros espectadores de un acontecimiento histórico e irrepetible. Con esa impronta salieron a la calle miles de tucumanos que participaron de los festejos por el Bicentenario de la Declaración de la Independencia, que tuvieron su punto cúlmine ayer, con la visita del presidente Mauricio Macri para encabezar los actos oficiales en la ciudad que vio nacer a la Patria, el 9 de julio de 1816.

"Esto es emocionante. Desde hace muchos años no vivíamos una fiesta en la que el amor por la Patria y el deseo de un país mejor se nota en el aire, sin rencores, sin odio, con esperanza", resumió Marcelo Almirón (55), un vecino de San Miguel de Tucumán que ayer presenció junto a su esposa, Berta (59), y sus nietos, Agustín (15) y Sabrina (12), el izamiento de la Bandera Nacional, en la plaza Independencia, a metros de la Casa Histórica, en el inicio de los actos oficiales. En su primer 9 de Julio como Presidente, Macri dispuso que sea un festejo austero, con una impronta protocolar. La orden se cumplió en Tucumán.

A diferencia de los anteriores 12 "cumpleaños de la Patria", cuando mandaba el kirchnerismo en el plano nacional y José Alperovich comandaba los destinos de la provincia, esta vez la participación ciudadana en los actos fue más espontánea. No hubo movilizaciones de militantes en colectivos desde el interior provincial para llenar las calles y el hipódromo local, lugar predilecto del anterior gobierno para festejar el 9 de Julio.

En cada uno de los lugares de San Miguel de Tucumán en los que se desarrollaron los actos, las banderas argentinas recuperaron el lugar que habían cedido a las pancartas con los nombres de agrupaciones políticas y los apellidos de sus dirigentes.

"El pueblo ha salido a la calle sin que nadie lo obligue. Tal vez no haya tanta gente como otros años, pero los que vinimos estamos porque de corazón sentimos la necesidad de festejar este día de nuestra Patria", comentó Mercedes Lacuona (35), quien vive en la ciudad de Yerba Buena, vecina a la capital provincial.

El kirchnerismo dio el presente con una suelta de globos negros. Unos 50 jóvenes cantaron "Macri, basura/Vos sos la dictadura", gritaron contra el tarifazo y pidieron la liberación de Milagro Sala.

Del evento, que duró más de seis horas, participaron miembros de las fuerzas armadas y de seguridad, alumnos de escuelas, agrupaciones gauchas, delegaciones de organizaciones civiles y representantes de distintas colectividades.

La música de grupos folclóricos, el colorido de las carrozas del interior tucumano y los trajes vistosos de los gauchos de todo el país que llegaron para plegarse al homenaje fueron los ingredientes principales del desfile, que comenzó minutos después de las 14 y fue presenciado por una multitud.

El presidente Mauricio Macri, su esposa, Juliana Awada, el gobernador tucumano Juan Manzur, autoridades nacionales y representantes del exterior que llegaron para la fiesta patria, entre ellos el rey emérito de España, Juan Carlos, aplaudieron de pie el paso del desfile desde un palco instalado en la avenida Mate de Luna, frente al flamante Monumento al Bicentenario. El jefe de Estado disfrutó del espectáculo durante más de una hora, tras lo cual viajó de regreso a la Capital Federal.

El de ayer fue el primer desfile que se realiza en Tucumán desde 2010, cuando la ex presidenta Cristina Kirchner organizó grandes festejos en todo el país por el Bicentenario de la Revolución de Mayo.

Las actividades por el Bicentenario de la Independencia comenzaron en Tucumán en el mes de junio, con la celebración del Congreso Eucarístico Nacional, que congregó a más de 300 mil fieles de todo el país.

El 1º de julio magistrados de toda la argentina, encabezados por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y su par, Elena Higton de Nolasco, realizaron un homenaje al Bicentenario en la Casa Histórica.

En tanto, el último miércoles San Miguel de Tucumán fue escenario de una histórica sesión de la Asamblea Legislativa, integrada por los diputados y senadores nacionales, en la que se firmó una declaración que instó a fortalecer la unidad nacional.

En un clima festivo, miles de tucumanos concurrieron el jueves último a la inauguración del Monumento al Bicentenario, que representa una bandera de 25 metros de pie, como símbolo de libertad.

En la víspera del 9 de Julio, más de 200 mil personas, entre locales y turistas, colmaron las calles de la capital tucumana para participar de la vigilia en la zona de la Casa Histórica, en la plaza Independencia y en la estación del ferrocarril Mitre, donde se realizó un espectáculo en el marco del Festival Federal del Bicentenario.

Fuerte operativo de seguridad

Más de 3500 efectivos, entre integrantes de la Policía de Tucumán, la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Gendarmería formaron parte del operativo de seguridad montado ayer por el Bicentenario. En medio de estrictas medidas protocolares, el casco histórico de San Miguel de Tucumán permaneció vallado y con acceso restringido a los lugares donde se desarrollaron los actos. Un trabajo de inteligencia realizado por las fuerzas de seguridad terminó con la detención de cuatro personas que portaban armas de fuego, a pocas cuadras de la Casa Histórica.