Back Está aquí: Inicio Tecnología Novedades Cómo es la foca robot que ayuda a tratar el autismo en niños

Cómo es la foca robot que ayuda a tratar el autismo en niños

paroVER EL VIDEO - https://youtu.be/NQEB8g2nXZ4

Se llama PARO y fue creada en Japón, se utiliza en los edificios y lugares donde no se permiten mascotas. Cómo funciona.

Los efectos que produce la compañía de las mascotas ya fueron estudiados y revelados por la ciencia. Sin embargo, existen muchos lugares en los que no se aceptan animales. Con esta problemática, Takanori Shibata, director de Investigación del AIST, creó a PARO -Personal Asistant RObot-, la foca artificial que conmueve con su mirada.

Desde Japón, la tierra de las tecnologías nacientes, donde la ficción puede convertirse en realidad en cualquier momento, ya salieron 4.000 unidades hacia más de 30 países. Su valor es de USD 5.600 (más de 80 mil pesos).

"En muchos sitios no permiten tener mascotas. Por eso pensé en crear un animal robótico y hoy ya mucha gente lo tiene como mascota o para hacerles compañía. Elegí un bebé foca, un animal que no es común como mascota, para que los usuarios no tuviesen nada real con que compararlo", explicó Shibata.

PARO -o Nuka según su nombre comercial- ya tuvo su debut televisivo, cuando la serie de dibujos Los Simpson lo utilizó como uno de los co-argumento en el cuarto capítulo, de la temporada 23.

El robot -el verdadero- no fue pensado con fines didácticos, sino terapéuticos, ya que busca estimular el flujo sanguíneo en el lóbulo frontal y así evitar posibles cuadros de depresión.

LA RELACIÓN ENTRE LOS SERES HUMANOS Y LOS ROBOTS ES MÁS CERCANA DE LO QUE, A PRIORI, SE PUEDE LLEGAR A PENSAR.

Un estudio realizado en Alemania, mediante imágenes de resonancia magnética, demostró que las personas poseen una respuesta emocional medible hacia los organismos cibernéticos.

En el trabajo, las personas observaron videos de robots siendo golpeados, seguidos por otros que mostraban violencia en seres humanos. En ese caso, mostró que los cerebros de los espectadores respondieron de manera similar en ambos casos.

"PARO es muy bueno para niños con autismo y ancianos con demencia. Tiene efectos psicológicos, fisiológicos y sociales. Cuando las personas interactúan con PARO, el cerebro se estimula y mejora el flujo", dijo Shibata.

Especialistas de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, se interesaron por el fenómeno y viajaron a Japón para estudiarlo.

"Una de las cosas más llamativas es que las personas le hablan y tocan más al robot que a un perro", explicó Elizabeth Broadbent, doctora en psicología de la casa de estudios.

Los robots poseen sensores que permiten que la experiencia sea más real. Desde táctiles, para que reconozcan cómo y dónde se los está tocando, o hasta lumínicos, que generan una "sensación de visión". "Por cuestiones de privacidad, Nuka no tiene una cámara, pero reconoce la iluminación del entorno", finalizó Shibata.